¿Por qué el Ayuntamiento de Villanueva del Pardillo tiene que
asumir la deuda de su actualmente en quiebra Sociedad Urbanística? 

 

El pasado 25 de Junio de 2014 se presentó en el Pleno y ante toda la Corporación el Cambio de Modo de Gestión de los Servicios que constituyen el Objeto Social de la mercantil Sociedad Urbanística Municipal  Villanueva del Pardillo, S.A (en adelante SUMVP)

 

Este cambio se ha  podido llevar a cabo, a través de los acuerdos entre los Grupos Municipales Partido Popular y los concejales D. Enrique Sanchéz Rubio y Dña. Verónica García Pereda del Partido Socialista, (actualmente expulsados desde su propio partido y en condicion de concejales no adscritos). Con este acuerdo se inicia el Proceso de disolución de la SUMVP y por tanto la subrogación del Ayuntamiento en todas las obligaciones, contratos, convenios, relaciones jurídicas y la deuda existente de dicha sociedad.

 

La SUMVP, que nació en mayo de 1997 es una sociedad creada por el Ayuntamiento para gestionar el suelo que es propiedad del propio Ayuntamiento. El Ayuntamiento se vende, así mismo, el suelo a través de la creación de la  sociedad urbanística. La SUM pide un préstamo hipotecario para financiar la compra de estos terrenos y el Ayuntamiento ingresa dinero de sus propios terrenos. Una operación que sirve como caja de tesorería para el Ayuntamiento. Su objeto social fue la promoción, gestión y /o ejecución de actividades urbanísticas de carácter social e industrial. Desde su incio esta sociedad ha sido incapaz de cumplir sus objetivos; no se han construido el número de viviendas sociales prometidas, ha fracasado en el desarrollo del Polígono Industrial, los préstamos hipotecarios pedidos nos han costado intereses y gastos de renovación. Una dramática situación que acumula una deuda de más de tres millones y medio de euros y que ha evitado un concurso de acreedores “in extremis” gracias al apoyo de los citados concejales de la oposición.

 

Han sido 17 años de andadura, de “encuentros y desencuentros urbanísticos”, que se han hecho insostenibles durante estos últimos años en los que la SUMVP ha acarreado innumerables “tensiones de tesorería” debidas a la ineficaz gestión de su patrimonio y a la parálisis de un sector en detrimento, lo que le han llevado;  en un primer momento, al incumplimiento de sus obligaciones hipotecarias con las entidades financieras , tomándose el 27 de marzo de 2013 por el Consejo de Administración y la Junta, la decisión de comunicar al Juzgado Mercantil las actuaciones previas al Concurso de Acreedores y las negociaciones con las entidades acreedoras. Se inició, por tanto, un proceso de negociaciones que duró cuatro meses con el fin de obtener refinanciaciones o soluciones de dación en pago.

 

El 23 de julio de 2013, en un Pleno Extraordinario y Urgente el Partido Socialista, apoya la salida del Concurso de Acreedores, proponiendo firmar una hoja de ruta para la liquidación que sólo conoce el propio grupo y el Partido Popular, en ese momento.  

Tras los diferentes acuerdos con las entidades Cajamar, una empresa de su grupo (Cimenta2) e Ibercaja, se logra el 27 de junio la superación de la situación del Concurso de Acreedores. Lo que conlleva para su superación la entrega como dación en pago de las 17 naves por 170.000 €/cada nave (precio muy inferior al coste de construcción de las mismas), quedando además un préstamo pendiente de amortizar de 360.000 €. (parte del mismo de una nave que no se ha podido entregar)

 

La situación de insolvencia simplemente se ha quedado en “stand by” gracias a la renovación del préstamo de 2.030.000€ hasta finales de junio de 2014 y la entrega de las naves industriales en dación en pago para cancelar el préstamo de 3.486.431,64€, hasta abril de 2014, que es cuando concluye el plazo máximo para la compra del terreno para la promoción de las 40 viviendas de protección y por el que se cancelaría el préstamo de 2.030.000€, en caso de que se cierre definitivamente dicha compra.

 

El resultado de toda esta lamentable gestión, es la perdida de las naves industriales y una deuda reconocida y consolidada de nuestro ayuntamiento a cierre de 2013 ( agregada a la del Ayto. la de la Sociedad Urbanística Municipal ) que alcanza los 13,5 MM de €. Lo que supone un 125 % de los ingresos corrientes, superando el límite legal máximo establecido, actualmente en el 110 %.

 

Desde Partido Local defendíamos una liquidación ordenada a la actual situación de insolvencia de la Sociedad urbanística para hacer frente al pago de la deuda con los medios y garantías que la ley concursal pone a nuestro alcance y así, poder conseguir la mejor salida a un estado de dificultad sin que esto repercuta en nuestro Ayuntamiento, además de descubrir la realidad de la gestión de todos estos años y sus beneficiarios.

Jul 29, 2014

NOTICIAS